Resumo De Bob Dylan

Conjunciones de éxito rrhh en la clinica foiaini

La capacidad de los humores y los estados de pasar en los estados emocionales personales, transformarse en cierto modo en la conciencia, influir sobre la formación de todas las cualidades de la persona tiene en principio la gran importancia para el análisis de la esfera emocional del uso de los estímulos y los castigos. Lo mejor de todo esto es seguido sobre los ejemplos de las faltas pedagógicas vinculadas a las situaciones del estímulo y el castigo.

«El alumno ha llegado a la lección en el estado de la excitación extrema (sobre el cambio era las riñas. Él continúa algo hablar al compañero, echa a través de toda la clase al último pupitre, luego algo grita al alumno que está en otra serie.

Los estímulos y el castigo es un conjunto de los medios de la regulación de las relaciones, el contenido de la situación pedagógica, en que estas relaciones deben ser visiblemente y son rápidamente cambiados. Por el indicio principal, por que contamos dar la clasificación de los tipos y las formas del estímulo los castigos, es el modo de la estimulación y Ô«Ó«ªÑ¡¿n de la actividad de los niños, el modo de la inserción de los cambios sus relaciones. Por este indicio distinguimos los tipos del estímulo y el castigo:

En algunos casos por el pedagogo puede ser usada tal medida, como la orden al alumno levantarse cerca del pupitre. Tal castigo es oportuno en las clases menores y de adolescentes, con relación a los alumnos inquietos, no recogidos. Habiendo levantado cerca del pupitre, encontrando bajo la mirada fija del maestro, atrayendo a él la atención de toda la clase, el alumno sin ganas, adquiere la reconcentración. Habiendo persuadido que le ha llegado el sentido del castigo, el maestro debe inmediatamente plantarlo sí el lugar. La falta es hecha por los maestros, que ponen al alumno cerca del pupitre a veces por mucho tiempo, y se ingenian a veces, habiendo puesto en los fines diferentes de la clase algunos tales que han caído en falta, tenerlos así hasta el fin de la lección.

Escribes bien, tratas, — habla la maestra, pasando durante la lección por la clase y parando para un minuto cerca de un de los pupitres. En un minuto la observación análoga se oye ya cerca de otro pupitre, pero aquí en la voz de la maestra se oye las condenaciones:

La medida del estímulo es la concesión de los derechos adicionales. En calidad del estímulo individual esto no comunica con raramente la atribución de los títulos honoríficos distintos. Es necesario tener en cuenta que la concesión de los derechos adicionales puede llevar a la contraposición de los muchachos separados a la colectividad. Por eso es importante que semejante los estímulos se realice tomando en cuenta la opinión pública de la colectividad, era en parte considerable la función de la colectividad.

Debe de esto que si castigamos al niño por propia impaciencia o el mal humor, también por razón de los ataques, que encuentran en nosotros, de la cólera, mejoramos la disposición un poco, pero desde el punto de vista de educativo nuestra conducta no sólo se va con el objetivo, sino también causa el daño. El niño durante un minuto sufre, puede, y llora, pide perdón, pero en sus nociones sobre la justicia esto no se limita, y él no siente por él el sentimiento de culpa necesario, no hay alivio y la lección para el futuro.

Las situaciones del estímulo y el castigo representan los casos especiales, típicos de las situaciones difíciles psihologo-pedagógicas, las regulaciones, que caracterizan por la necesidad, de las relaciones, la inserción en ellos de los cambios determinados exactamente dosificados, con otras palabras — su corrección pedagógica. El surgimiento y el uso oportuno de tales situaciones es condicionado por la necesidad de la formación nuevo, más significativo en el sentido es moral-educativo de esta palabra de las necesidades de la persona y la colectividad.

Con previsto oficial, en las escuelas se usan tales las medidas del castigo, que aplicación con las tradiciones, los rasgos concreto. Se usa, en particular, tal medida, como el encargo de las obligaciones adicionales laborales (.